A+ A A-

Comentando

  • Escrito por Beatriz Galbán Álvarez
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 15

Amor y Solidaridad contra el bloqueo

Durante más de 60 años el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la mayor de las Antillas se ha recrudecido a niveles insospechados.

En el siglo XXl las administraciones norteamericanas no dejaron de agudizar su política genocida contra Cuba y de arreciar políticas económicas, incluso desde el inicio de la pandemia de la COVID-19

Y a la crueldad del bloqueo el mundo responde con apoyo a Cuba en caravanas que reconocen los valores de la nación caribeña y el derecho a su soberanía y desarrollo.

La necesidad de levantar el cerco a Cuba, mover conciencias de cómo las medidas castigan a las familias, la defensa del amor a la idiosincrasia cubana y el derrumbe de muros de odio anclados en el pasado, entre otros ejemplos, forman parte de las exigencias de estas caravanas organizadas en numerosas ciudades del mundo.

La demostración más reciente del bloqueo a la isla sale a la luz de las limitaciones impuestas para adquirir medicamentos, equipos de salud, materiales y suministros necesarios en medio de la complejidad sanitaria por el nuevo coronavirus.

Ante la presencia del Sars_Cov2 y de tantas restricciones, los científicos intensificaron la búsqueda de vacunas y fármacos, diseñaron modelos de predicción físico matemáticos y nuevos protocolos de tratamiento con enfoque estratégico lo que ha permitido a Cuba estár en el grupo de países dcon candidatos vacunales listos a probar su eficacia para enfrentar la COVID-19

Claro que el bloqueo está enfocado en perjudicar el sector científico porque entorpece los intercambios y la cooperación internacional. No se han doblegado. Con innovación y talento eliminan barreras y se crecen en tiempos de la primera gran contienda del siglo XXl.

Por eso entender las consecuencias del bloqueo en todas las esferas de la sociedad es necesidad frente a un siglo de crisis económicas y epidemias. Cada iniciativa organizada hoy por amigos en cualquier latitud responde al propósito de sensibilizar a la opinión pública y a las autoridades norteamericanas el cese de esa política genocida contra una pequeña isla que escribe su propia historia a diario.

Entonces sumarse a caravanas contra el bloqueo en Cuba y en otras regiones del planeta dice mucho de los sentimientos de amor hacia nuestro país y su gente.

  • Escrito por Roberto Ortiz del Toro
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 28

Prensa Latina cumple 62 años en su frente de combate

El 16 de junio de 1959 salió desde La Habana el primer despacho noticioso firmado por la Agencia Prensa Latina (PL), un medio de comunicación social surgido con una premisa: informar con objetividad y veracidad sobre lo que ocurría en la Cuba revolucionaria y en otros países del mundo.

El origen de Prensa Latina se ubica en el año 1958, cuando el destacado periodista argentino Jorge Ricardo Masetti reportero de Radio El Mundo, de Buenos Aires, viajó a Cuba y ascendió a la Sierra Maestra para entrevistar al líder guerrillero Fidel Castro Ruz, que encabezaba la lucha por derrocar la tiranía de Fulgencio Batista.

Sus principales  promotores fueron el líder de la  triunfante Revolución cubana Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Comandante Ernesto C he Guevara, mientras Jorge Ricardo Masetti fue el primer director general de esa agencia n noticiosa.

La historia escrita y acumulada por Prensa Latina en los 62 años transcurridos desde su creación, su fuerza expansiva, que abarca a todo el mundo, la variedad de sus servicios y publicaciones, y la fidelidad a sus principios fundacionales, constituyen para sus trabajadores el mejor aval de una fructífera trayectoria periodística.

Su gestión internacional, divulgando con carácter objetivo el acontecer noticioso que se genera en todo el mundo,  la autoridad y el prestigio conquistados por su desempeño, dieron un rotundo mentís a quienes auguraron una vida efímera a Prensa Latina, a la vez que significa  el mejor homenaje a sus inspiradores Fidel y Che, y a su primer director general Jorge Ricardo Masetti.



  • Escrito por Claudia Mara Cruz Escalona
  • Categoría: Comentando
  • Visto: 29

Las vacunas no pueden solas

Los últimos meses han sido para Cuba los más complicados en cuanto a la pandemia de Covid-19. A pesar de las medidas impuestas por las autoridades gubernamentales y sanitarias las cifras diarias superan los mil casos, y el número de personas fallecidas, críticas y graves tiende también al aumento.

A la par, en casi todos los territorios se ha comenzado con la intervención comunitaria y en grupos de riesgo con los candidatos vacunales disponibles hasta el momento, meritoria labor del sistema y el personal de salud en aras de minimizar el contagio a través de la inmunización poblacional.

Por su parte, en nuestra provincia aún sigue vigente la etapa de transmisión autóctona limitada para nueve municipios con el conjunto de medidas que la misma conlleva. El esfuerzo en los centros de aislamiento y hospitales sostiene la atención a sospechosos y enfermos tal y como el día 1 de la epidemia.
Sin embargo, la indisciplina, el incumplimiento de medidas y la falta de percepción del riesgo pululan como si a fase de normalidad se hubiera avanzado sin peligros de infección.

La irresponsabilidad se ha adueñando de los hogares, barrios y calles. Y haré referencia a dos ejemplos. Ya es habitual ver por ejemplo, los fines de semana en horas de la tarde grupos de jóvenes y niños practicando actividades deportivas al aire libre en áreas como Los Chinos, Villa Nueva, Sanfield y Pedro Díaz Coello. Espacios que generan el contacto humano sin nasobuco y la exposición de los más pequeños de casa.

De igual manera han sido requeridos con multas vehículos estatales, motos y motociclos eléctricas que se han encontrado circulando sin autorización en momentos nocturnos dentro del horario de restricción de movimiento, que por cierto no ha cambiado, sigue siendo de 8:00 de la noche a 5:00 de la mañana.

Evidentemente se han relajado los mecanismos para el control y lo peor es que esta cuestión no se ha dado solo en el ámbito individual, sino a nivel institucional.

Numerosos centros de trabajo han sido focos infecciosos, razón que no ha valido de experiencia para otras entidades laborales, e instituciones en los cuales abundan actividades que generan aglomeraciones como reuniones, actos y festejos.

Si bien es cierto que los trabajadores requieren de información, motivaciones y acciones que los acerquen a la vida cotidiana, también es real que se deben buscar vías alternativas para hacerlo mientras la pandemia no ceda y baje los brazos.

Se trata de potenciar el teletrabajo para evitar las salidas innecesarias de casa y la presencia de muchos en los espacios laborales, pero también de viabilizar los canales de información a través de las nuevas tecnologías sin necesidad de reunirse a menudo, una de las principales causas demostradas de la proliferación del virus.  

Es entendible que estemos agobiados por la falta de contacto humano y el encierro, agotados de cuidarnos, y tengamos ansias de libertad, de salir, compartir y por ello se descuiden las medidas. Pero pensemos que falta menos para vencer a la pandemia, que las vacunas harán su trabajo. Sin embargo estas no podrán solas, debemos apoyarlas.