A+ A A-

Entrevistas

  • Escrito por Mariannis Alba Correa
  • Categoría: Entrevistas
  • Visto: 259

Héroe del Trabajo, ejemplo de Proeza Laboral

Ejemplo de Proeza laboral y compromiso, cualidades que distinguen al Héroe del Trabajo de la República de Cuba, Miguelín Sainz Serrano, mérito que avala su consagración por más de 60 años entregados a la tierra. Hoy es productor de la CCS Sabino Pupo en la comunidad de casallas, en el municipio de Gibara, provincia de Holguín.

Miguelín es un infatigable porcicultor que busca alternativas para garantizar la alimentación de la masa porcina, ante del déficit que enfrenta el país con las materias primas para la elaboración del pienzo importado que tan costoso le es al país.

Holguín trabaja productor a productor en aras de ir asegurando la alimentación de la masa porcina en la provincia. Miguelín es un ejemplo de permanencia y consagración en este frente productivo. Así lo reconocen los directivos de la Empresa Porcina, quienes caracterizan el esfuerzo de otros productores holguineros, ante la escases que, desde finales de 2018, enfrenta el territorio y el país con las materias primas para la producción de piensos y otros insumos.

Cuando pregunto al Héroe del Trabajo ¿cuál es su motivación para dar respuesta a las limitaciones que enfrenta el país con el pienso importado?

Con voz pausada responde “son momentos difíciles que vive el país ante el recrudecido bloqueo norteamericano a Cuba, todo campesino y productor dedicado a producir carne de cerdo, el que se respete y tenga dignidad tiene que dar el paso al frente en busca de soluciones. No se trata de pedirle y pedir, es tiempo de dar y dar, porque la Revolución nos ha dado todo, educación, salud, dignidad”.

Y sigue conversando Miguelín, “mira yo desde los cuatro años trabajo la tierra, siempre al lado de mi abuelo, de él aprendí todo cuanto sé. Viví situaciones difíciles, eran tiempos de hambre, de escases, no existían médicos para atender a los enfermos. Yo mismo no estudié mucho, lo mismo sucedió con mis hermanos. Por eso yo le digo a usted que esta Revolución es lo más grande que tenemos, hay que cuidarla, proteger las conquistas alcanzadas desde el 59”.

Un hombre conversador y locuaz, me explica fue beneficiado como muchos campesinos en el país por el artículo 221 nos dieron las tierras para producir, luego por la ley 259 también recibí. "Yo fundé hacen 45 años la CCS Félix Roja, fui su presidente por muchos años y sin cobrar un centavo. Por razones de salud y los problemas familiares no me permitieron seguir llevando esa función. Ya pertenezco a la CCS Sabino Pupo, su actual presidente sabe que puede contar conmigo para lo que haga falta”.

Acuña este hombre recto de carácter, pero de alma noble “yo soy campesino de los agradecidos con el líder histórico Fidel, quien dignificó al campesinado cubano, dándole la tierra para la trabajaran y sus familias tuviesen un sustento para vivir. Eso solo es obra de una Revolución como la nuestra, cómo no salvaguardar cada logro, las conquistas hasta hoy adquirida, hay que defenderla a cualquier precio. Y mi precio es este todo lo que yo produzco es contratado y comercializado con el estado. No hay inventos”.

Asegura con voz enérgica “Aquí nadie puede inventar, el que lo hace, está defraudando a Fidel y los principios revolucionarios. Hay que poner mano dura con los que se enriquecen atropellando al pueblo, ya los que comenten ilegalidades, las leyes deben ser mucho más fuertes, así se acabaría el robo, la deviación de las producciones. Mire como por los espacios informativos dan a conocer a esas personas carentes de sensibilidad humana por cometer delitos que afectan no solo al país, si no el pueblo es el que sufre las limitaciones de recursos”.

¿Cuándo le otorgaron el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, un mérito a su trayectoria y compromiso con la patria?

Responde Miguelín con la humildad que caracteriza a este campesino cubano, “yo en un acto celebrado el 17 de mayo de 2017 en la provincia de Granma, en el mausoleo de Playa Girón, recibí la medalla de manos del presidente nacional de la ANAP Rafael Santiesteban Pozo, imagínese lo que significó desde entonces para mí y en la actualidad poder tener el honor de recibir el mérito. Primero, un compromiso moral con el comandante Fidel Castro Ruz, segundo, honrar esa medalla con mi trabajo del día a día, con pocas horas de descanso, y tercero dar hasta la última gota de mi sudor porque esta Revolución continúe fortalecida desde el surco, enseñar a los más jóvenes que ese es el camino a seguir para salvaguardar este otro logro de la Revolución cubana que vio la luz cuando se dignificó al campesino y a su familia”.

Miguelín tengo entendido que usted suma más condecoraciones a su trayectoria campesina?

Él me hace un gesto con su mano y la expresión de su cara de quien revive momentos de orgullo en años de entrega a la labor productiva, y me comenta muy bajo “a mí no me gusta hablar mucho de mis logros, porque es mi deber hacer lo que hago bien hecho, tener resultados, es mi razón de ser ”. Yo le sonrío para darle ánimo a la conversación. Yo le conozco desde hace mucho tiempo, incluso le he hecho varios reportajes y nunca me ha dicho de todas sus condecoraciones. Prosigo, solo quiero saber ¿cómo usted tan noble y sencillo guarda consigo reconocimientos a su desempeño ? Ya con otro semblante comienza a contar

“bueno hija, yo no recuerdo ahora no tengo muy claras las fechas, pero si guardo muy bien la distinción Antero Regalado, la Orden 17 de mayo, la medalla Romarico Cordero y lo último que se me entregó fue el sello 60 Aniversario de la Ley de Reforma Agraria”.

No quise insistirle en sus otros reconocimientos porque a Miguelín, aunque buen conversador, no le gusta hablar de sus logros. Pero bien sé que su responsabilidad es motivación para otros productores holguineros que le conocen. Hasta su casa llegan porcicultores de todo el país, en busca de sus conocimientos. Este hombre de 73 años de edad en incansable ante largas faenas de trabajo en su finca, de referencia porque es diversificada, pues cuenta con un módulo pecuario.

Ya es la última pregunta Miguelín, ¿qué hizo usted este primero de mayo?

Me mira fijamente y alega, “lo mismo que hago desde hace muchísimos años en mi vida de productor, el mejor homenaje a la fecha del primero de mayo día internacional de los trabajadores, fue trabajar con ahínco para dar comida al pueblo trabajador, a los enfermos. Ese es mi compromiso, así honro mi medalla y como te dije antes a mi comandante Fidel, quien es luz y guía.

El protagonismo de Miguelín es admirable no solo en la CCS Sabino Pupo de la comunidad de cazalla, en el municipio de Gibara, sino también en toda la geografía holguinera. Integra el movimiento de porcicultores con altos niveles de entrega de carne de cerdo, contratadas con la empresa porcina, más de 50 toneladas para este año.

El rebaño bien atendido rebasa los 700 animales, de ellos 80 son reproductoras y diez sementales; bien distribuidos en ocho naves de maternidad, ceba, reproductoras y preceba. El produce su propio pie de cría, así nos cuenta él, los animales se adaptan a las condiciones del terreno para desarrollar sanos y fuertes.

Tal rendimiento es resultado de una base alimentaria asegurada y enriquecida con plantas forrajeras y proteicas, emplea el yogur de yuca y otros residuos de cosechas. Aquí todo se aprovecha, nos cuenta este infatigable porcicultor que en su experiencia añade a la dieta de sus animales el sancocho cocinado.

Hombres como Miguelín es necesario se multipliquen en el país ante la necesidad de seguir produciendo cerdos sin depender del pienso importado. El tener el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, lo convierte en un ejemplo digno de imitar para las nuevas y futuras generaciones de campesinos cubanos.

Fotos: Autora