A+ A A-

  • Categoría: Fotorreportajes
  • Visto: 1422

Hotel Saratoga: Ingresos y Emociones

El hotel Saratoga pertenece a la marca E, del Grupo Cubanacán S.A. Es la marca insigne del turismo de ciudad donde el visitante recibe una atención esmerada, exclusiva, encantadora, de excelencia.

En definitiva un servicio Especial, que agrupa a hoteles más bien pequeños, intimistas,  construidos en edificios patrimoniales restaurados, con  un valor histórico cultural añadido.

El Hotel Saratoga, con una arquitectura de estilo ecléctico, constituye sitio singular en la Ciudad de Holguín pues atesora una bonita historia de uso y  construcción. Data de 1910 a cargo del Dr. Rodolfo Socarrás García, Teniente y médico del Ejército Libertador, quien destinó la parte alta del edificio a las viviendas familiares y rentó la parte baja a diversas instituciones. En 1920  vende  el inmueble a La Sociedad Mercantil Diego y Pérez.

En esta década, la parte comercial de la edificación fue arrendada al Banco Nacional de Cuba, The Nacional City Bank de Nueva York, el estudio Sueiro de Fotografía y la famosa ferretería La Llave, una de las más importantes en el oriente de Cuba. En 1937  se inaugura el Hotel Saratoga y su apertura estuvo a cargo de la Sociedad Rodríguez Samarao y compañía.

De acuerdo con investigaciones de la licenciada Ángela Peña Obregón, historiadora, en él se albergaron importantes figuras de la política, la cultura y la vida comercial de Cuba. Tales son los casos de Eduardo Chibás, Jesús Menéndez, Blanquita Amaro  (reina de la rumban), Celina y Reutilio, Enrique Arredondo, (Bernabé) y Los Zafiros.

En 1945, el hotel Saratoga fue comprado por el comerciante gibareño Agustín Sosa Batista, quien mantuvo en el área comercial algunos   establecimientos como la ferretería La llave, la cual perduró por largo tiempo, luego del triunfo de la Revolución.

La añeja edificación estuvo durante años esperando su merecida restauración. En 2016 se inicia la reanimación del inmueble y en noviembre de 2020 se llevó a cabo la apertura del área de servicio.

Hoy, se dan los toques finales a las 12 habitaciones con que dispone. Dos en el primer nivel  que incluye una para discapacitados y 10 en el segundo nivel, entre ellas, una suite. Todas climatizadas, con servicio de minibar, caja de seguridad, señal wifi y TV por cable.

De acuerdo con la información ofrecida por la Licenciada Lisandra Méndez Almaguer, Especialista Comercial del Complejo Hoteles Holguín, el Saratoga ofrece en estos momentos solamente, alimentos para llevar, cumpliendo las medidas restrictivas debido a la situación epidemiológica ocasionada por la COVID 19.

Los clientes se pueden informar vía telefónica y de forma presencial hacer  las solicitudes. Aquí tienen la posibilidad de esperar en el espacioso y bello patio un servicio a la carta, mediante el cual la elaboración inmediata de deliciosos platos satisface al visitante. Gracias al cumplimiento estricto de las medidas higiénicas y de bioseguridad establecidas no han tenido que lamentar ninguna situación desfavorable.

La hermosa instalación muestra la decoración intencionada hacia el conocimiento de la historia del edificio. Así lo demuestran las fotos de la época que exhibe y el nombre del lobby bar, La Llave, en recordación a aquella ferretería que en su momento ofreció  vida comercial al centro de la ciudad.

La ubicación del hotel frente al parque Calixto García, justamente entre dos arterias fundamentales de la urbe, las calles Martí y Maceo, brinda atractivas posibilidades. Tal son las preciosas vistas del centro histórico que se observan preferentemente desde los balcones de las habitaciones.

Por su valor patrimonial, cultural e histórico, el hotel Saratoga constituye ícono de la ciudad. Cuenta con una amplia clientela establecida que repite su visita. Al frente del equipo de trabajadores se encuentra la Directora General, Ingeniera María Isabel Coello Labrada, quien conduce los esfuerzos para que el cliente se sienta a gusto en un sitio espacial, a la altura de las exigencias de la marca E, en el corazón de la emblemática Ciudad de los Parques.

Hoy, cumplen los compromisos económicos con márgenes de utilidades como resultado del empeño de obtener ingresos y generar emociones.