A+ A A-

Historia

  • Escrito por Claudia Mara Cruz Escalona
  • Categoría: Historia
  • Visto: 123

El joven del Alma Mater

Los jóvenes universitarios de hoy miran al pasado, a la impronta de un mártir que les marcó el rumbo a los verdaderos líderes de carácter y acción.  El 25 de marzo de 1909, nacía en la Habana,  de padres extranjeros, Julio Antonio Mella Mc Partland.

Con su imponente personalidad y pensamiento crítico matricula Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana, centro donde destacó como dirigente estudiantil y deportista. Cofundador del Partido Comunista de Cuba y de la Federación Estudiantil Universitaria, entre numerosas organizaciones; desarrolló en su corta existencia una febril actividad que lo convirtió en un líder de talla internacional.  

Al interés propiamente académico por la renovación universitaria se unía en Mella la preocupación política por la modernización de la sociedad, en busca de la ampliación de la democracia y la participación de los estudiantes en la vida nacional.

Su pluma atrevida y mordaz vio la luz a través de la Revistas Alma Mater y Juventud, las cuales fundó y fue director durante sus años universitarios. Honesto revolucionario que supo con firmeza y dignidad enfrentar las incomprensiones y erróneas acusaciones, dentro de las propias filas comunistas, y sobre todo, halló las vías más idóneas para superar esos momentos difíciles en aras de los intereses mayores de la Revolución.

Al morir, un 10 de enero de 1929, acribillado a balazos en las calles de México por sicarios de la tiranía de Gerardo Machado, pasó a las filas de los héroes eternos de la Patria, con una obra tan impresionante que resulta difícil imaginar cómo pudo hacer tanto, y organizar a tantos sectores populares de Cuba y América Latina en su corta vida. Su inolvidable frase “Muero por la Revolución” llevaba en sí misma toda la fe y el ímpetu de su acción luchadora.