A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 312

Pura Amiga

A propósito del cumpleaños 90 del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Segundo Jefe de la Revolución cubana y el próximo 86 de Pura Avilés Cruz, holguinera, médico de profesión, estimula fijar y dar a conocer, la  amistad entre ambos. Llena de pureza, lealdad, respeto y decencia, puestos de manifiesto, en sus distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia en sus variados encuentros.

Las nueve décadas de vida próximos a cumplir de un hombre que su fortaleza es la humildad,  encuentra un espacio de correspondencia con Pura,  y mucho más personas al  haber logrado inquietudes comunes enaltecedoras que le han dado vida. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo. La verdadera amistad dura toda la vida, como la pura amiga, que el político cubano tuvo la suerte de conocer.

Escribir un poco historiar  para poder calificarlos  en la búsqueda de convergencia, de vibras, virtudes, y  lo granjeado del soberano fruto de su intenso accionar revolucionario a favor de la Patria amada y del internacionalismo, ‘’pintar ’’ la amistad pura, entre ambos resulta un reto mayor para quien lo intente.  

No se trata de narrar la intensa obra de vida de los dos. Solamente tratar de  fijar la singular  historia  forjada dentro de un crecimiento ascendente de ambiente amistoso  y revolucionario  entre una profesional de la medicina, heroína del trabajo, sembradora de salud, formadora de generación de profesionales jóvenes herederos de las mejor tradición científica y ética, y el segundo Jefe de la Revolución  Cubana, depositario  de una prominente  historia  --harto conocida,-- descubriendo la indisoluble  sólida  huella de amistad reinante.

Se trata de dos cubanos naturales del territorio holguinero, con  preponderante hoja de servicio connotadamente destacable, los que haciendo historia se han encontrado en varios escenarios de alta responsabilidad, en ocasiones, en medio de peligros para la vida  de pacientes que ella ha asistido emergentemente, teniendo el privilegio en esas tensas circunstancias de mostrar orgullo ante un  cubano común y corriente, con el privilegio de tener a Fidel como su hermano.

Las fomentadas familias  de ambos y ellos son portadores de una histórica y eterna amistad, unidos al mismo cordón umbilical de la Revolución de Martí y Fidel,  siendo consecuentemente  vigías  ejecutores y guiadores de la nación cubana, cada uno, en su contexto histórico.

Coincidentemente  ambos,  se han encontrado en escenarios  tensos  dramáticos,  - a  modo de ejemplos,- fueron los casos de  la atención grave  del combatiente Rolando Pérez Quintosa, un cuádruple asesinato  de la contrarrevolución, del General Ramón Espinosa Martín, en Angola, fruto de una emboscada enemiga, y en los últimos momentos de vida de  Lina Ruz, la adorada madre de Fidel, de Raúl, de Ramón y otros descendientes de la familia Castro Ruz.  

Conmovedoras, curiosas, aleccionadoras e interesantes historias  fueron contadas por la doctora Pura Avilés, en sus vínculos con el actual General Ejército.  

En un encuentro con Lina Ruz, madre de Fidel, Raúl, Ramón y otros descendientes, sobre Raúl le dijo, "doctora cuando se encuentre con él, dígale o  llámelo por  Musito y al inquirir, la noble progenitora le contestó que ese nombre es porque mi hijo es como un gato, que por lo regular, antes de servir la comida se lanza sobre las ollas.

Atendiendo a Lina Ruz, enferma en el Hospital Naval en la Habana,  como a las tres de la madrugada  llegó Raúl, quien se notaba cansado, sin haber podido ir a la ducha  ese día ,ni ingerir alimentos, según  el mismo reconoció. "Es muy inmensa  la responsabilidad  y compromiso con los tantos hombres  y mujeres que murieron para poder conquistar la libertad  que hoy tenemos en Cuba  y que estamos muy comprometidos al lado del pueblo  pero nuestra madre es lo más grande  en la vida".

Pura Avilés, mujer apasionada, conversadora, responsable, cuando cumplía en 1975 misión internacionalista en la República Popular de Angola.   Raúl y Vilma hicieron una visita  en Rosa Linda,  al hospital “Joao Tercero” cuando ella estaba atendiendo la gravedad del General Ramón Espinosa Martín, quien fue emboscado y fruto de una explosión de una mina colocada intencionalmente por fuerzas  enemigas del Frente de Liberación de Cabinda, donde perdieron la vida tres de los combatientes que lo acompañaban y  el alto oficial cubano  quedó en grave estado.

La  primera en saludarla fue Vilma Espín, quien le preguntó sobre el estado de salud de Espinosa, "está  muy grave" le contestó.   La Presidenta de las mujeres cubanas le pidió que de esa forma no se lo expusiera  a Raúl, ya que para él Espinosa significaba mucho como alto oficial de las  FAR y como persona.

Raúl junto con Vilma y Pura fueron a la habitación del paciente Espinosa, y cuando salió de la misma, dio un golpe en el piso con uno de sus pies, y mirando a la doctora  Pura le dijo, "ese hombre no puede morir" hay que hacer hasta lo indecible para salvarlo.

Tuve dos  momentos -acota Pura,- profundamente inolvidables  por la carga emotiva que me produjo.  Cuando Fidel me impuso la distinción de heroína  del trabajo y Raúl lo hizo con la orden Ana Betancourt. Raúl me puso "roja" con tanto elogios. Fue simpático cortés ,profundamente amable, especialmente caballeroso.

¿Qué  decir de Pura Avilés ?
Doctora en Ciencias Médicas, Heroína del Trabajo de la República de Cuba, Combatiente Internacionalista, Académica Titular. Investigadora de Mérito e Hija ilustre y de personalidad de Holguín. Fruto de su sobresaliente aporte científico "Técnica de Abdomen Abierto" considerado dentro de los trabajos de mayor aplicación  en Cuba, se le otorgó premio  de  la Academia de Ciencias de Cuba.

La grandeza de está heroína de la República de Cuba no se puede resumir en pocas líneas. Basta mencionar su misión internacionalista en Angola como integrante del Batallón de 20 mujeres, nación en la que permaneció desde diciembre de 1975 hasta febrero de 1977. Allí contribuyó en la formación de anestesiólogos y apoyo a los combatientes cubanos y al pueblo del hermano país que se encontraba en guerra.

Cuentan en su historia: veinte años como Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, amplia obra científica y un sinnúmero de reconocimientos sindicales. Su sencillez y modestia solo le alcanzan para manifestar el inmenso orgullo de ser cubana y su admiración por Fidel y  Raúl .

Ha desempeñado con seriedad y calidad otros cargos: Miembro del Comité Provincial de la Asociación de Combatientes de Cuba desde su fundación, del Sindicato de la Ciencia y de su Comité Nacional; fue elegida Diputada a la Asamblea Nacional y coordinadora en la Provincia de Holguín de la Comisión de Salud, Deporte y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional. Miembro del grupo legislativo de esta comisión durante cuatros períodos (1992-1997) (1998-2002) (2002-2007) (2007-2012.).

Miembro de la Academia de Ciencias. (1997-2002). En función de parlamentaria ha asistido a eventos en Canadá, Bolivia, Colombia, New York E.U.A. Ha laborado además en curso intensivo para la preparación de médicos intensivistas, para la apertura de los C.D.I, en la República Bolivariana de Venezuela durante 7 meses en el edificio Focsa, La Habana; también, en la Oficina de atención a Salud del Consejo de Estado de Cuba.

¿Y de Raúl ?
Leal con sus amigos, sobre la base de la ética y los principios, razón por la cual la sólida amistad con Pura. Amante de su familia, enamorado para toda la vida de Vilma, de sus hijos, nietos y bisnietos, núcleo que lo enorgullece por la formación integral, desde la pasión del amor y el respeto.

Siempre atento a tener el oído bien pegado a la tierra, para escuchar mejor a su pueblo, en momentos en que hay que hacerlo todo para subsistir a cualquier precio, cambiar el estilo de trabajo, porque de pronto todas las circunstancias fueron diferentes.
 
Con una promisora trayectoria, que data de su etapa juvenil. Fue presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba y primer Secretario del Comité Central del PCC, cargo que ocupó hasta el 19 de abril de 2021. Combatiente revolucionario, dirigente político, estadista y jefe militar.

Por los servicios prestados a la defensa del país, el 15 de noviembre de 1976 fue ascendido al grado de General de Ejército. El 27 de febrero de 1998 por acuerdo del Consejo de Estado, al cumplirse el 40 Aniversario de su ascenso a Comandante del Ejército Rebelde, le fue otorgado junto al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, el título honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Máximo Gómez en Primer Grado, en consideración a su larga trayectoria, sus grandes méritos revolucionarios y la consagración al deber durante estos años.

El General de Ejército Raúl Castro Ruz ha hecho aportes notables a la Revolución como jefe militar; destacándose su decisiva participación al frente del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias durante casi 49 años, en los resultados alcanzados en la preparación del país para la defensa y en la aplicación práctica de la concepción de la Guerra de Todo el Pueblo.

Es un goce  para  estas  dos  almas, el  digno General de Ejército y la prominente profesional de la salud, que su amistad  verdadera  perdure partiendo de la máxima de que no basta con caerse bien hay que dar el paso definitivo: ayudarse  sin esperar nada a cambio. Al amigo se le quiere por lo que es y no por lo que soy yo. La amistad no es comercio de beneficios. La verdadera amistad es, en gran medida, servicio afectuoso y desinteresado. Se manifiesta en: tenerse confianza. De eso se trata.