A+ A A-

  • Categoría: Historia
  • Visto: 185

Siete combatientes holguineros empuñaron las armas el 26 de julio de 1953

Entre los asaltantes a los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba,  y “Carlos Manuel de Céspedes”, de Bayamo,  el 26 de julio de 1953, hubo siete jóvenes oriundos de la actual provincia de Holguín.

La selección de los combatientes y el plan de ataque se realizaron bajo estricto  secreto, a tal punto que solo Fidel Castro, dos compañeros de la dirección del movimiento revolucionario, y su responsable en Santiago de Cuba, lo conocían. Los demás sabían que se iba a realizar un combate, pero ignoraban los detalles.

De aquellos siete valientes holguineros que participaron en las acciones, seis lo hicieron en Santiago de Cuba y todos resultaron sobrevivientes. El otro lo hizo en Bayamo y fue asesinado tras el fracaso de la acción militar.

La relación de los holguineros la encabezaron Fidel y Raúl Castro Ruz, nacidos en Birán, un punto geográfico perteneciente al actual municipio de Cueto, provincia de Holguín. No solo se trataba de dos hermanos de sangre, también de ideales.

Alejandro, Antonio y Armelio Ferrás Pellicer, integraban un trío de hermanos, oriundos del municipio de Gibara. Uno de ellos, Armelio fue dirigente sindical en su juventud, mientras Alejandro y Antonio se afiliaron al Partido Ortodoxo. Ellos se habían comprometido a luchar por el derrocamiento de la tiranía batistiana.

 Ernesto Tizol Aguilera, oriundo de Santa Lucía, poblado cabecera del municipio “Rafael Freyre”, fue el otro holguinero que combatió en el Moncada. Junto con Abel Santamaría y Renato Guitart, trabajó en el acondicionamiento de la Granjita Siboney, punto de concentración desde donde partieron los asaltantes de la segunda fortaleza militar del país.

Completa el grupo Rafael Freyre Torres, también oriundo de Santa Lucía, poblado cabecera del municipio holguinero que se honra con llevar su nombre, como homenaje eterno a aquel joven que peleó en el asalto al cuartel de Bayamo, y resultó capturado y asesinado tras el fracaso de la acción militar.