A+ A A-

  • Categoría: Deportes
  • Visto: 160

La política contra el deporte cubano

La política y el deporte . Quién la usa contra quién, qué objetivos persiguen, quién es la víctima y quién el villano.
Respeto el criterio de periodistas, escribidores o reporteros aficionados que dejan su visión en las redes sociales u otras plataformas de internet.

El repunte del tema viene porque la selección nacional de Cuba no pudo enfrentar su eliminatoria para la Copa Oro de Fútbol debido a que el gobierno de Estados Unidos una vez más y como es costumbre interpuso trabajas para protocolos migratorios y finalmente no concedió visas a la delegación de Cuba para que viajara a esa nación para su partido clasificatorio contra Guayana Francesa.

Y no hay que entrar en tantos detalles y polemizar con los que defienden a Estados Unidos o atacan a Cuba que para el caso es lo mismo. Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver y en esa materia se sobran los ponentes para esgrimir tesis y criterios que pongan a nuestro país en el pelotón de fusilamiento.
Este suplicio de los trámites migratorios hacia Estados Unidos lo sufren no sólo deportistas, sino artistas , científicos o personas que desean viajar a ese país por motivos familiares. El cierre de la Embajada en La Habana hace que todos esos procedimientos se hagan desde un tercer país.Sólo se hizo una excepción con el equipo de Béisbol que participó en el preolímpico de La Florida, eso con las demoras necesarias para inquietar a la parte cubana.
Ahora con la selección de Fútbol se cerró la puerta de iniciar los trámites acá y comenzó entonces la "aventura" de Nicaragua que al final tuvo un no rotundo y bien intencionado objetivo final.
La lógica dice que los dos conceptos, el deporte y la política, poco tienen que ver uno con el otro. Por un lado, el deporte hace referencia a una actividad o ejercicio físico. Por el otro, la política es el arte del gobierno de los estados. Esto es lo que dice el diccionario, conformarnos con esta descripción resultaría profundamente banal.
Una de las capacidades más valiosas del deporte es la de representar fielmente la vida. La práctica de un deporte conlleva sacrificio, pasión y esfuerzo, características necesarias para conseguir cualquier objetivo. Además, si una palabra define al deporte es ‘global’, impresiona la facilidad que tiene para unir personas y derribar barreras.

La política , mientras tanto abarca todo, todo cabe en el juego político. Resulta casi imposible pensar en una institución, un club, o una sociedad y omitir su cariz político. El deporte y la política transcurren por caminos entrelazados. Pensar en lo contrario sería ignorar la realidad, el ser humano es un animal político y lo demuestra en todas sus expresiones.
Los Juegos Olímpicos de Berlín-1936 son un excelente ejemplo. Adolf Hitler pretendía evidenciar con triunfos la superioridad de la raza aria que defendía en sus teorías. Un joven norteamericano de raza negra, Jessie Owens, arrasó con cuatro oros y fue el gran protagonista de aquellos Juegos. Era el comienzo del deporte subordinado a la política.
Si existe un país en el mundo que ha sido víctima de la politización del deporte, ese es Cuba. A escasos seis meses de triunfar la Revolución de 1959 ya el gobierno de Estados Unidos sacaba las uñas y dejaba bien claro sus intenciones.
El intercambio deportivo entre ambas naciones está condicionado por permisos especiales y ningún atleta cubano puede ser contratado de forma legal en ningún club de esa nación, a menos que rompan todo vínculo con su federación y obtengan residencia en un tercer país.

Esa medida, aparejada a la Ley de Ajuste cubano dieron pie al tráfico ilegal de personas, falsificación de documentos oficiales, fraudes y negocio sucio. Cuba es el único país cuyos deportistas son firmados por entidades estadounidenses, sin recibir un sólo dolar , aun cuando los formó desde las edades escolares.
En diciembre del 2018 Las Grandes Ligas, su sindicato de jugadores y la Federación Cubana de Béisbol alcanzaron un acuerdo que permitía a los peloteros de la isla firmar contratos con los equipos en Estados Unidos sin tener que desertar, un esfuerzo que busca eliminar el peligroso tráfico de individuos que lleva décadas de sucia práctica.
Pocos meses después en abril de 2019 ,la Administración de Dónald Trump decidió terminar el acuerdo negociado por Barack Obama. Hoy día se mantiene el éxodo ilegal de beisbolistas cubanos hacia el norte en busca de oportunidades para jugar en la mejor liga del mundo.

Durante décadas nuestro país ha tenido que sufrir el asedio de sus principales estrellas en diferentes deportes.
Cuba, que domina el medallero histórico de Latinoamérica en los Juegos Olímpicos, ha construido centros de formación de talentos (EIDE) en las 15 provincias y el municipio especial Isla de La Juventud. De la misma manera convirtió el deporte en un derecho del pueblo, pero siempre bajo el asedio de una política hostil que sopla con vientos del norte.