A+ A A-

  • Categoría: Holguín
  • Visto: 94

La vacuna Abdala, aliciente de alto estímulo para la comunidad holguinera

Desde que Blanca Bermúdez Sánchez, recibió la noticia que sería inmunizada con la vacuna cubana Abdala,  el agradecimiento y el orgullo por los logros de la Revolución en materia social, se enaltecieron aún más en el andar cotidiano de esta mujer dentro del entorno familiar en  la ciudad de Holguín.

A sus 73 años de edad y con una hoja de servicio que la distingue como federada ejemplar y más de cuatro décadas dedicadas al magisterio y al estudio de la historia, ratificó sentirse afortunada de vivir en una sociedad que prioriza a los más vulnerables, sin escatimar esfuerzos ni recursos para el beneficio colectivo y donde pueden acceder independientemente de sus posibilidades económicas.

Bermúdez Sánchez, refirió que Abdala es un ejemplo de los logros de la mayor en la Mayor de Las Antillas en materia de ciencia, así como de la voluntad gubernamental para disminuir la incidencia de la COVID-19

Blanca, oriunda de comunidad rural de Arroyo Seco, perteneciente al municipio de Gibara, donde residió hasta hace dos años, evocó además la precariedad del sistema sanitario antes del triunfo del primero de enero de 1959, donde los servicios privados solo eran para las familias acaudaladas, mientras los más humildes morían de enfermedades curables.

Junto a Blanca, también Ramón Pérez, de 80 años de edad, agradeció la oportunidad de estar más protegido ante la pandemia por su edad avanzada y padecer diabetes e hipertensión arterial, dos de las enfermedades con incidencia en la evolución hacia formas graves del nuevo coronavirus.

Por su parte, Daniuska Reyes, ponderó las facilidades otorgadas para la inmunización a pacientes postrados, entre los cuales se incluye su abuelo de 89 años de edad, quién fue vacunado en su domicilio del Reparto 26 de julio.

Más de 80 mil personas en la capital holguinera, han recibido ya la primera dosis del inmunógeno cubano, como parte de la intervención sanitaria en poblaciones mayores de 19 años, que prioriza  en su primera etapa a 82 mil residentes de 60 años y más.

Con ese objetivo se habilitaron en la provincia más 200 vacunatorios y sitios clínicos, en consultorios del médico y la enfermera de la familia, escuelas y otras instituciones, donde se cumplen estrictamente las medidas de bioseguridad establecidas en el proceso, entre ellas el uso del nasobuco.

De regreso a su hogar tras recibir la primera dosis de Abdala en el área habilitada en el seminternado Dalkis Sánchez, del reparto Nuevo Holguín, Inés Lazo, jubilada del sector de la educación, subrayó que ahora se siente más tranquila ante los rebrotes de la pandemia y aseguró que Cuba con sus integrales proyectos de la salud saldrá de estos momentos tan complejos por el aumento de casos positivos a la enfermedad.

La vacuna es una muestra del potencial científico desarrollado en la Isla, puntualizó la vecina del edificio de 18 plantas número uno de la capital holguinera y un ejemplo de la obra humana de la Revolución Cubana de mantener entre sus prioridades  los programas de la Salud, extendido también hacia otras partes del Mundo, como lo está haciendo actualmente para contribuir a detener la mortal enfermedad a través de  brigadas medicas del Contingente  Internacionalista Henry Reeve.